Un experimento demuestra lo rápido que se extiende el Covid-19 en las reuniones sociales