Pescueza, el pueblo que se ha convertido en una residencia de ancianos gigante para frenar la despoblación