El dibujo, el peso o el tipo de miga: los trucos para diferenciar un pan de masa madre de uno industrial