El pan más caro del mundo lleva oro y plata comestibles: la pieza cuesta 1.500 euros