Pisos okupados, prostitución y una plaga de cucarachas: el infierno de una comunidad de vecinos