Cazado y nervioso, así huye el hombre que prometía curar enfermedades con su semen