Los vecinos de Lastras de Cuéllar no pueden beber agua del grifo porque está contaminada con nitratos