El riesgo de los esmaltes permanentes: el acrilato puede provocar una alergia de contacto crónica