La escasez de pulpo gallego lo ha convertido en un producto de lujo