Las mejores y las peores aguas de España: Madrid, en cabeza y Barcelona, en la cola