La invasión de las cotorras ya supone un problema en España: en tan solo 12 años habrá más de 160.000