La manera más segura de descongelar un producto es taparlo con film y meterlo en la nevera