Celine, víctima de una estafa virtual, pagó casi 7.000 euros a una persona que no existe y de la que sigue enamorada