Carmen Polo dirigía el Patronato de la Mujer en el que se calificaba a las jóvenes como “completas” o “incompletas” según su virginidad