Los robots, cada vez más presentes: un bar de Sevilla tiene uno que puede tirar 600 cañas en una hora