El mejor medidor de edad para Dani son los medicamentos que nos llevamos de viaje: “Mirad la maleta de la gente y así lo sabréis”