La cabeza de Dani se convierte en el pulsador para evitar que Teo acabe con él