En el Real Madrid empieza a preocupar que la no llegada de fichajes acabe pasando factura