Capitalismo y consumismo extremos: la esencia de los ‘Sims’ que sigue enganchando a gamers 20 años después