NO SCOPE: El 'hype' como herramienta de marketing