Las víctimas del COVID-19 se hartan de ser invisibles