El inmunólogo Alfredo Corell explica por qué es positivo que la variante ómicron se imponga como dominante