Una trabajadora de la residencia de los horrores de Valencia justifica las imágenes: "Los ancianos se caen"