Los sueldos del nuevo Gobierno supondrán un 36% más de gasto público