En Villanueva del Ariscal los Reyes llegan cargados de caramelos, pero también de jamones y embutidos