Carrera incesante para encontrar un tratamiento definitivo contra el coronavirus