Llamas en la Sierra de Guadarrama: dos focos activos en terrenos de Madrid y Segovia