La contaminación ambiental y la cooperación, claves en la condena de 38 años a los jugadores del Arandina