Rosario Porto, asesina de Asunta Basterra, pidió cremas y tintes antes de suicidarse en la cárcel