El Rastro reabre entre críticas de los vendedores por la organización de los puestos y el aforo