Trabajo sin descanso en los cementerios de Madrid para liberar el acceso a las lápidas tras la gran nevada