La osa hallada exhausta y hambrienta en Siberia se convierte en un símbolo del cambio climático