Madrid desarrolla en un mes un complejo dispositivo para la Cumbre del Clima que dejará 200 millones de euros