La Cumbre del Clima, clave para las reducciones de CO2: si no, las consecuencias serán catastróficas