Entra en vigor la ley que obliga a fichar a todos los trabajadores y los afectados están llenos de dudas