Jóvenes migrantes y extutelados duermen en una iglesia céntrica de Barcelona