Una mujer de 62 años le dice a Joaquín Prat la cruda realidad: “Yo cobraré mi pensión, puede que tú no”