Los bomberos, preocupados por el primer gran incendio del verano, el de la Ribera del Ebro