La densa columna de humo que sale de la planta incendiada en San Roque no es tóxica