Termina una de las campañas más broncas y turbias que se recuerdan en la Comunidad de Madrid