Pasión en Eurovisión: los traductores de la lengua de signos se dejan la piel con cada canción