200 personas se quedan en la calle por la presunta venta fraudulenta de sus viviendas, que pertenecían a la Iglesia