La Cumbre del Clima se enfrenta a su segunda semana, donde se negociarán las emisiones de CO2