La otra cara de la enfermedad de Alzheimer, la figura del cuidador: 9 de cada 10 reconocen no estar preparados