La Comunidad Valenciana supera los problemas con las aguas fecales y se prepara para una ola de calor