La autopsia revela que el bebé encontrado muerto en un contenedor de Gijón nació vivo