Barcelona se blinda para frenar la violencia en la ciudad y disuadir a los manteros