En medio de la polémica, la Guardia Costera italiana evacúa a dos embarazadas del Open Arms