Una aplicación desarrollada por tres jóvenes de Tarragona pretende acabar con la soledad entre los ancianos