Antonia, la mujer de 92 años a la que se le ha caído encima el techo de la casa de unos okupas